16 nov. 2013

A MANUEL D.




Este poema va dedicado a todos los comunistas catalanes que, como Manuel Delgado, están virando hacia una forma extraña de comunismo independentista/nacionalista/soberanista catalán.


¡Oh! todopoderoso Manuel Delgado,
tú que estás en los altares
ilumínanos con tu sa-bi-du-rí-a
a nosotros
pobres trabajadores mortales
que vagamos sin rumbo
por el mundo de los vivos.

Señálanos
con tu prodigioso olfato de chamán,
de dónde proviene ese hedor putrefacto
que parece anidar en nuestra casa.

Todo lo trastoca
volviendo incauto al más cauto
y excéntrico al que antes había sido humilde;
el que antes fue un buen trabajador
es ahora un parlanchín impenitente
que recita los más dulces poemas
invocándonos a revoluciones vip.

¡Oh! Manuel Delgado,
¿qué revolución es esa
donde todos bailan y beben

después de haber decapitado a la Verdad?
¿Es esa nuestra revolución?

Dicen, oh, todopoderoso,
que nada entendemos,
que no comprendemos
los designios ocultos que nos aguarda
el destino que-sólo-quieren-algunos.

¿Pero acaso eso es posible?
¿No nos dijo la Ciencia-Comunista
que nada estaba escrito
que nada había
que la Razón-Histórica no pudiera
por sí misma desentrañar?

Escúchanos, por favor,
y pon fin a este hedor insoportable
que tanto nos divide
y que no nos deja trabajar en paz.

Dinos, por fin,
chamán de chamanes,
¡oh! basurero de la historia,
que no nos confundirás más.